Biodescodificación

Biodescodificación

Desde pequeñita, me enseñaron que la enfermedad ocurre sin más, de repente ocurre un fallo interno y el cuerpo enferma. Que muchas enfermedades las heredas de tu familia y es como la lotería, te toca la china o la gorda, y hay que apechugar con lo que te toque para el resto de tus días.

Los síntomas eran algo de lo que había que huir, si te duele algo enseguida hay que aplacarlo (en mi casa lo de la automedicación estaba a la orden del día) y si se iba al médico era para que “hiciera desaparecer el dolor y la molestia”. En fin, la confianza en el cuerpo y su capacidad era más bien nula…

Lamentablemente esta sigue siendo la inercia de mucha gente.

Está claro que el seguir una dieta sana y equilibrada, manteniendo un ph interno equilibrado, hacer ejercicio físico y aportar a nuestro organismo lo necesario para que pueda mantener su equilibrio y esté más fuerte y preparado para hacer frente a lo que venga, es muy importante. Sin olvidar una correcta gestión del stress, por supuesto. (No estaría mal introducir una asignatura de salud natural básica en la escuela primaria…).

Sin embargo, hasta las personas que hacen todo esto súper bien son susceptibles de enfermar… y no, no es una cuestión de lotería o de herencia genética. También hay que tener en cuenta nuestra parte emocional y energética.

Para empezar los síntomas no son algo que tengamos que tapar, callar, apagar o esconder. Todo lo contrario, los síntomas son la vía de comunicación del cuerpo. Podríamos decir que son las señales que nos envía nuestro cuerpo para comunicarnos que algo no está bien y que hay que prestarle atención.

La mayoría de enfermedades (por no decir todas) tienen un origen emocional (¡y mental y energético!) que termina por expresarse físicamente a través del cuerpo.

Para la Biodescodificación hay una relación directa entre el estrés que se genera ante nuestra forma de vivir una situación determinada con el hecho de que aparezca un síntoma en nuestro organismo, tanto físico como emocional.

En el día a día vivimos multitud de situaciones, y dependiendo de cómo nosotros vivamos cada una de ellas, nos afectará física y emocionalmente de una u otra forma.

Ante un mismo acontecimiento, cada persona tiene una forma única de experimentar la situación, que depende de múltiples factores, como nuestras costumbres, creencias, valores, forma de pensar, etc. Cada persona reacciona ante una misma situación, generando una serie de emociones y sentimientos únicos.

Dependiendo de qué emociones nos afloren, nuestra biología va a reaccionar en consecuencia, por lo que nos afectará físicamente de una forma u otra, pudiendo producir alteraciones físicas y/o conductuales.

La Biodescodificación entiende al síntoma o a la enfermedad como un programa biológico de supervivencia que utiliza el organismo para contrarrestar los conflictos que afectan a la persona en cuestión.

¿Y esto qué significa? Pues que el síntoma viene a ser la "solución" que aporta el cuerpo (nuestra biología) con una intención positiva. Y esta intención no es otra que la de tratar de adaptarse y “salvarnos” de las situaciones que nos han causado dolor, de una u otra forma, en un momento dado.

El síntoma no se refiere sólo a molestias o dolores físicos, sino que abarca mucho más. Como síntoma entendemos todo comportamiento disonante, ya sean síntomas físicos, emocionales, o conductas como por ejemplo miedos, fobias, alergias o adicciones.

El objetivo de la Biodescodificación es

identificar qué emoción se oculta tras el síntoma y su sentido biológico, es decir, la intención positiva que tiene ese síntoma y hacerlo consciente.

Al tomar conciencia de la emoción que se mantenía oculta en nuestro inconsciente y de la intención positiva que tiene ese síntoma en nuestra vida, se produce una liberación energética y emocional que nos permite “desactivar” o “desprogramar” ese programa inconsciente que lo generó.

Al desactivar el programa mediante la toma de conciencia, el síntoma pierde su sentido biológico, su intención positiva de existir, y deja la vía libre a una nueva forma de vivir la situación.

El objetivo no es la curación del síntoma en sí mismo, sino la toma de conciencia, el comprender cuáles son nuestros patrones mentales, nuestras creencias y la información que hemos recibido a nivel cultural, social, familiar, incluso de nuestros antepasados.

El objetivo principal de esta técnica es el aprendizaje y el autoconocimiento.

La desaparición del síntoma vendría a ser como una de las posibles "consecuencias" de esa toma de conciencia.

La búsqueda de la emoción y el programa inconsciente se puede hacer en:

Ø la propia biografía de la persona,

Ø en su proyecto sentido: comprende el período desde unos meses antes de su concepción, durante el embarazo de su madre y los primeros 9 meses de vida, o

Ø en su transgeneracional: la información transmitida de forma inconsciente por sus antepasados, a través del árbol genealógico.

La Biodescodificación emocional es un acompañamiento que NO suple ninguna práctica médica o psicológica.

La Biodescodificación tiene diferentes ramas y cada una de ellas recibe diferentes nombres, todas ellas son muy diferentes entre sí, aunque comparten algunos puntos en común. Algunas de las personas que han hecho posible que hoy hablemos de este tipo de acompañamiento son:

El Dr. Ryke Geerd Hamer (La nueva medicina germánica), Christian Flèche (Descodificación biológica), el Dr. Claude Sabbah (La biología total), Salomon Sellam (Escuela activa en Biodescodificación), Anne Schutzenberger (importante aportación sobre el transgeneracional), Gerard Athias (Biodescodificación energética de las enfermedades) o Enric Corbera (Bioneuroemoción®), entre otros.